Action internationale contre une tentative d’invalider l’abrogation de la corrida en Equateur obtenue par une consultation populaire en 2011

Lors d’une consultation populaire en Équateur en 2011, la capitale Quito a statué pour l’élimination des spectacles dont le but est de tuer l’animal. L’interdiction des spectacles taurins n’est pas venue du gouvernement de l’époque, mais bien des habitants de cette ville. Le lobby taurin au sein du gouvernement en complicité avec le conseil municipal, a cependant émis une ordonnance qui a permis aux corridas de se poursuivre, en dépit du résultat pourtant clair de cette consultation.

Actuellement, dans un acte d’arrogance absolue, un lobby taurin agissant sous le nom de Asociación de Taurinos del Ecuador (association des taurins d’Équateur) a saisi la Cour constitutionnelle de l’Équateur pour qu’elle déclare inconstitutionnelle la question 8 de la Consultation populaire de 2011 (celle qui demandait l’abrogation des spectacles aboutissant à la mort des animaux) et que la déclaration populaire soit purement et simplement ignorée.

Face à cette situation, Carlos Campaña Gallardo, président de l’association FATA (Familias Antitaurinas a la Abolicion), a fait appel au Réseau International Antitauromachie pour organiser une réplique concertée. Les représentants du RIA dans chacun des pays tauromachiques ont rédigé un Amicus Curiae, document formel adressé à la Cour constitutionnelle de l’Équateur.

En ce qui concerne la France, Roger Lahana a aussitôt fait parvenir un texte détaillé rejetant un mensonge grossier du lobby taurin dans sa requête auprès de la Cour qui affirmait que la tauromachie faisait partie du patrimoine culturel immatériel (PCI) de la France inscrit auprès de l’Unesco depuis 2010.

Ci-dessus, un extrait du mémoire déposé par les taurins devant la Cour constitutionnelle. On peut y lire que “la culture taurine a été reconnue en France en 2010 quand elle a été inscrite à l’inventaire de l’Unesco comme faisant partie du patrimoine immatériel de ce pays“.

Rappelons que cette inscription de la tauromachie à l’inventaire du PCI – qui n’a jamais atteint un quelconque enregistrement auprès de l’UNESCO – a été abrogée par la Cour administrative d’appel de Paris en 2015 suite à l’action en justice menée par le CRAC Europe et Droits des Animaux. Le tribunal a conclu : “La décision d’inscription de la corrida à l’inventaire du patrimoine culturel immatériel de la France doit être regardée comme ayant été abrogée“. La tauromachie a donc officiellement été retirée du patrimoine de la France. Suite à cette décision, l’ONCT et l’UVTF sont allés en cassation devant le Conseil d’État en 2016 mais ils ont été déboutés.

Roger Lahana est intervenu en tant que Amicus Curiae. Sa déposition est signée au nom de la FLAC, qui rassemble une quinzaine d’associations et totalise environ 200 000 membres fédérés, et de No Corrida, association faisant partie de la FLAC. Son contenu reprend les principaux éléments des articles cités ci-dessus. Il a été transmis à la Cour le 14 décembre. Son texte intégral (en espagnol) est reproduit ci-après.

Caso: Acción de Inconstitucionalidad No. 75-20-IN

SEÑORA JUEZA CONSTITUCIONAL,
CARMEN CORRAL PONCECORTE CONSTITUCIONAL DEL ECUADOR

14 de diciembre de 2020

Roger Lahana, ciudadano francés, domiciliado en Francia; parte del Colectivo FLAC- Fédération de Lutte pour l’Abolition de la Corrida-, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 12 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, comparezco con el presente amicus curiae, en los siguientes términos:

FLAC es un colectivo que reúne a 16 asociaciones y más de 200.000 miembros en Francia. Trabaja por la abolición de la tauromaquia y que cuenta con el apoyo de numerosas personalidades, entre ellas ministros, diputados, senadores, alcaldes y concejales municipales franceses.

El presente Amicus lo presento con la finalidad de desmentir la afirmación de que la Tauromaquia sea actualmente reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia y relatar los medios irregulares que el colectivo taurino utilizó para intentar, fallidamente, que lo fuese.

El 1 de junio de 2015, la tauromaquia fue eliminada del Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia por el Tribunal Administrativo de Apelación de París. Esta es una gran victoria para la lucha contra la tauromaquia en Francia, y en el resto del mundo, donde esta actividad es cada vez más rechazada, y otro paso histórico hacia la abolición de esta barbarie propia de otra época.

Este proceso se inició cuando, el 22 de abril de 2011, se hizo pública una información impactante para gran parte de la población francesa: la Tauromaquia acababa de ser incluida en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (ICH) de Francia. Este es un procedimiento que finalmente permite que sea catalogado como patrimonio inmaterial por la UNESCO. Esta clasificación fue realizada en la más total opacidad por una comisión del Ministerio de Cultura, bajo el liderazgo de Philippe Bélaval, aficionado convencido, en ese momento Director General de Patrimonio y, sobre todo, miembro fundador de la ONCT (Observatorio Cultura Taurina Nacional), actuando en sus propios intereses. Desde entonces, esta clasificación ha servido de pretexto para todo tipo de evasión fiscal por parte de algunos organizadores de corridas de toros.

En 2013, Frédéric Mitterrand publicó un libro de memorias titulado “La recreación” en el que reveló las condiciones en las que se realizó este registro, cuando era el ministro a cargo de esta cartera. Descubrimos que no sólo se hizo sin su conocimiento, sino que posteriormente, cuando se sintió indignado por ello, fue el propio François Fillon quien le prohibió hacer cualquier cosa para anular esta deleznable maniobra. Así lo expresa en su libro el Sr. Mitterrand.

“¡Estupefacción! Una oscura comisión del ministerio cuya existencia ni siquiera sospechaba acaba de incluir la Tauromaquia en el Patrimonio Inmaterial de Francia, al igual que los cantos de los pastores vascos o la tarta Tatin. […] Pero] La tauromaquia no es una tradición inocente y me imagino la coacción que tuvieron que ejercer un puñado de funcionarios para registrar esta inscripción. No me gusta la tauromaquia, que me parece un espectáculo cruel, y nunca he compartido el romanticismo del torero. Es un error atribuirle este tipo de etiqueta oficial, que sugiere además que podría dar un paso más y ser propuesta al patrimonio de la UNESCO”.

Cuando se anuncia el registro, CRAC Europe y la asociación Droits des Animaux (DDA) inmediatamente toman medidas para eliminarlo (otras organizaciones también, pero son declaradas inadmisibles por diversos motivos). Al mismo tiempo, a la convocatoria de CRAC Europe, más de doscientas asociaciones vinculadas a la protección animal se unieron en un colectivo para protestar contra la inclusión de una práctica que el propio Código Penal francés califica como “abusos graves y actos de crueldad hacia los animales” (artículo 521-1) y sólo exonera de cualquier enjuiciamiento a quienes lo practiquen en once departamentos del sur del país por “tradición local inquebrantable”.

En primera instancia, el 3 de abril de 2013, el Tribunal Administrativo de París siguió al relator público que no da la razón a los dos demandantes. Estos presentan un recurso. La nueva audiencia se realizó el 18 de mayo. La señora Vrignon, relatora pública que presentó los hechos, estuvo, en esta ocasión, claramente a favor de la cancelación de la inscripción. El punto fundamental en el que se basa es la sorprendente decisión adoptada en mayo de 2011 por el Ministerio de Cultura de eliminar toda mención a la inscripción en sus sitios oficiales “por el revuelo que provoca esta inscripción”. Este fue su razonamiento:

En todos los casos, incluso si la ambigüedad de los escritos del Ministro de Cultura, que niega tanto la existencia de una decisión de registro lesiva- para no enfurecer a los antitaurinos- como la retirada o derogación de esta decisión -para no ofender, esta vez, a los taurinos- no facilita la comprensión de este expediente, por lo que parece que a la fecha en que el tribunal resolvió, el 3 de abril de 2013, el expediente relativo a la tauromaquia había desaparecido […] Cualesquiera que sean las razones, supuestamente técnicas, que se invocan para justificar esta ausencia, se debe considerar que la Tauromaquia desde su retirada o su derogación, NO ha sido reinscrita en la lista del Patrimonio Inmaterial francés. Si el ministro desea que este sea el caso, que lo deje claro y asuma las consecuencias “.

Este argumento fue escuchado por el Tribunal, que concluyó el 1 de junio de 2015 que no había necesidad de pronunciarse: “La decisión de incluir las corridas de toros en el inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia debe considerarse como derogada”. Debido a la desaparición de esta entrada en el sitio web del Ministerio en mayo de 2011, la denuncia de CRAC Europe y DDA se extingue por sí sola. La tauromaquia está oficialmente retirada del patrimonio francés.

Como resultado, la ONCT y la Union des Villes Taurines de France (UVTF) recurrieron al Consejo de Estado. La audiencia se llevó a cabo el 6 de julio de 2016 y la decisión se dio a conocer el 27 de julio. El recurso de la ONCT y la UVTF fue desestimado, confirmando así de forma clara e indiscutible la exclusión de la corrida de toros del Patrimonio Cultural de Francia.

Por lo expuesto, solicito que mi Amicus sea tomado en cuenta al momento de resolver esta acción de inconstitucionalidad que atenta contra el bienestar animal de los toros.

Roger Lahana
Portavoz de FLAC, presidente de No Corrida

Fuentes:
https://www.huffingtonpost.fr/roger-lahana/la-corrida-est-radiee-du-_b_7510366.html
https://nocorrida.com/2016/07/27/corrida-radiee-du-patrimoine-culturel-francais-le-conseil-detat-confirme/

Une audience se tiendra par Zoom devant la Cour constitutionnelle de l’Équateur le 17 décembre. Toutes les parties prenantes de cette procédure, dont Roger Lahana pour la France, y participeront.

Carlos Campaña Gallardo est membre du Comité d’honneur de No Corrida. Roger Lahana est le représentant du RIA pour la France.